Para frenar la caza prohíben sacar del país trofeos de pumas

 

La Dirección de Fauna Silvestre de la Secretaría de Ambiente de la Nación prohibió sacar del país trofeos de pumas, para limitar su caza ilegal.

La caza deportiva de este felino está autorizada en Catamarca, Chaco, La Pampa, Río Negro y Santiago del Estero; pero dentro de cotos de caza debidamente registrados y según cupos que cada año pauta cada provincia. Sin embargo, el incremento de la llegada de cazadores extranjeros alentó la voracidad de los dueños de cotos, quienes recurrieron a la captura de animales silvestres para liberarlos dentro de sus predios, al alcance de los cazadores.

"A partir de la pérdida de la convertibilidad, la caza deportiva en general aumento muchísimo, favorecida por el turismo -señaló el director de Fauna, Daniel Ramadori-. El servicio que dan a los cazadores que vienen del exterior es de cinco estrellas. Muchos incluso viajan sin armas, y el coto se las provee". Sólo en La Pampa hay más de 40 cotos de caza.

En el año 2000 salieron del país 112 trofeos de pumas -correspondientes a ejemplares cazados el año anterior, ya que la taxidermia lleva varios meses-, y en 2001, 72 piezas. Pero en 2006, la cifra trepó a 226, el año pasado a 155; y en lo que va de este año a 96, aún cuando la Dirección de Fauna ya había reducido de dos a uno el número de trofeos que cada cazador podía sacar del país.

La resolución 1828, del 20 de noviembre de 2007, también exigía que los trofeos provinieran de cotos debidamente registrados. "Entonces pedimos estudios poblacionales, superficie del coto y vegetación, datos que nos indicaran que no traían los animales de otro lado; y en función de eso íbamos a autorizar cuántos sacar por año -contó Ramadori-. Pero ningún coto cumplió con los requisitos".

En enero de 2007 se descubrió que varios cotos de La Pampa, que ofrecían "caza garantida" -excursiones que cuestan unos 2.000 dólares-, en realidad apresaban animales silvestres, los mantenían sedientos en jaulas, y los liberaban cerca de aguadas, al alcance de los cazadores. Además, en un coto de La Pampa se encontró a diez animales provenientes de centros de rehabilitación de Córdoba.

El 2 de agosto pasado, en un operativo, la Dirección de Fauna Silvestre encontró 26 pumas cautivos y hacinados en un coto de Tostado, al norte de Santa Fe, una provincia donde la caza del felino está prohibida.

Este año, La Pampa sólo autorizó la caza de pumas provenientes de criaderos (25 animales, de 5 establecimientos). Ahora, la resolución 1624/08 puso un límite más allá de las decisiones provinciales, al prohibir el tránsito interjurisdiccional y la salida del país de los trofeos de pumas. "No existen estudios poblacionales de esta especie que permitan evaluar la sustentabilidad de dicha práctica deportiva", sostiene Ramadori.

 

Fuente: Diario Clarin del 30 de Octubre de 2008. Nota de Sibila Camps