27/08/2009 Diario Norte - Chaco

La pesca deportiva y la veda

Demandan una veda de pesca, pero no hay estudios que así lo demuestren y entonces porque prohibir, todo es por el dicen que: Las extracciones son exiguas, que no hay más peces, es bajo el caudal del agua, nos encontramos en una veda natural por el frío, etc. etc.


Porque buscar un culpable, todos estamos implicados directa o indirectamente con lo que esta aconteciendo, unos por su actividad piscatoria antideportiva, otros porque compran pescados fuera de medida, porque no se cuida el medio ambiente, porque las fiscalizaciones son insuficientes, porque no respetan las tallas y los cupos, por el uso de modalidades de pesca comercial indebidas, porque los master fisching asolan, etc. y muchos, sólo se alarman, advierten e increpan, por lo que acaece en nuestros ríos, pero son escasos los que se preocupan en contribuir o proporcionar algo en defensa de nuestra fauna íctica.
La pesca deportiva, no sólo es un recurso alternativo turístico muy rentable, es una actividad que fascina a muchas personas, por su diversidad de especies, porque hay equipos, técnicas y modalidades de pesca que hacen regocijar al extraer un pez deportivamente, más si se interpreta su esencia, es un constante desafío encontrarlos, pescarlos y sobre que tengan un tamaño adecuado o permitido y este deporte está asociado al entorno natural por sus bellos paisajes, las bondades de nuestros majestuosos ríos y el sosiego que estimula.
Más allá de las disposiciones legales vigentes, la conciencia y la ética es lo que dictamina a todo pescador y debe evaluar cuando termina de pescar y en que momento comienza a matar sin sentido, no hay que restar la posibilidad de dar alternativa de lucha al pez, pues de esta forma anulamos por completo sus atributos y se le debe facilitar una opción de fuga, esto es el fundamento y la comprensión del pescador deportivo, esa es la razón y el objetivo de esta actividad piscatoria, aparte de la culinaria.
En el mercado local, ofrecen equipos apropiados para las distintas maneras de pescar, pero lo que no se consigue, es la adrenalina que genera los preparativos para una jornada de pesca o el misterio del Pique, en la cual cada especie tiene una forma distinta de picar o manifestarse, según la modalidad empleada, la carnada o el artificial que se utilice, el cual crea una incógnita para los neófitos y hasta para los mas avezados suelen suscitar dudas y sobre todo la suerte de que en esta nueva partida de pesca va a mejorar.
Nuestra rica ictiofauna, cuenta con especies esplendorosas, muy requeridas y valoradas como ser el pacú, dorado, surubí, etc., son peces sumamente agresivos, combativos y de grandes dimensiones, por su pureza genética y el gran desafió que significa atraparlos.
Debemos incentivar el cuidado de nuestros recursos ícticos, es primordial consensuar y establecer urgente normas de empleo, propenso a disminuir la pesca extractiva, minimizando la cantidad de algunos ejemplares por pescador y por jornada - Nominar, lugares exclusivos en algunas de nuestras zonas que sea sólo pesca y devolución- Otras determinando que la pesca sólo sea con artificiales o sólo carnadas- Prohibir la pesca en general a menos de cien metros de las embocaduras o desembocaduras de los ríos o riachos- Cuando se detecten cardúmenes principalmente de dorados, surubíes o pacúes en nuestras aguas controlar su pesca y cuidarlos - Variar la talla del dorado a menor tamaño, ya que afirman que las hembras son la de mayor medida y que más cantidad reproducen- Acrecentar las fiscalizaciones e Incentivar las jornadas de educación y concientizacion, etc.
El pescador deportivo debe defender y practicar el conservacionismo, tanto del medio acuático, como el de las varias especies ícticas, haciendo para ello, al PEZ, el personaje principal de nuestro deporte, quienes necesitan de nuestro amparo para subsistir y así poder seguir brindando el estimulo de su captura a las generaciones del futuro.
A su vez, debe ser propagandista y difusor de la práctica de nuestro deporte piscatorio, colaborando en todos los niveles y, de principal manera transmitiendo sus conocimientos, experiencias y puede asistir en toda mejora reglamentaria, para lo cual tiene una valiosa experiencia.


JUAN CARLOS GAETANI
Presidente de la Federación de Caza y Pesca del Chaco