Buscan reproducir truchas marrones en el Limay Medio

CIPOLLETTI (AC).- Para apuntalar el desarrollo de truchas marrones en el Limay Medio, se realizó la primera experiencia de nacimiento y cultivo artificial de estos ejemplares en la región. Profesionales, guardapescas y pescadores fueron convocados por la mesa de pesca del Alto Valle para llevar adelante una iniciativa que, de tener éxito, apuntalará el desarrollo de una población "cuya genética se encuentra entre las mejores del mundo".

Desde la organización de pesca deportiva, Luis Monti, adelantó que "fue la primera etapa de un plan que consiste en la captura, desove y fecundación" de ejemplares de trucha marrón.

La experiencia se realizó en Piedra del Águila. Allí, dos técnicos del Ministerio de Producción de Río Negro, integrantes de la mesa de pesca del Alto Valle con sede en Cipolletti, pescadores y guías de pesca, procedieron a la captura de ejemplares que fueron trasladados a la estación de piscicultura aguas debajo de la represa.

"Se logró un interesante número de ejemplares con distintos estados de maduración sexual. En la estación de piscicultura fueron revisados por los técnicos, extraídas las ovas de aquellas hembras maduras y fecundadas con el semen de los machos y luego devueltas al río en el mismo sitio donde fueron capturadas", explicó sobre el método de trabajo.

También que "aquellos peces a los que aun les faltaba un grado de maduración fueron depositados en piletas para realizar dentro de 10 días un nuevo examen y una nueva fecundación".

Monti consideró que "la primera parte significó un éxito importante" y que "ahora se está a la espera de poder culminar este trabajo de la misma forma". Además, que "se comenzó a pensar en la realización anual, durante junio, de esta actividad, capitalizando errores y aunando voluntades" para lograr la repoblación artificial de estos ejemplares de trucha.

Para la mesa de pesca deportiva del Alto Valle, la disminución de la población natural de truchas marrones está relacionada con las erogaciones de las represas sobre el río Limay que "no atienden específicamente las necesidades de los peces de su curso, sino a las exigencias energéticas del país".