ADVIERTEN SOBRE ACUERDO INADECUADO ENTRE EL GOBIERNO Y EXPORTADORES DE PESCADO

· A pocas horas de que el Ministerio de Economía levantara la suspensión de exportaciones de pescado de río, denunciaron el acuerdo entre el gobierno y los grandes frigoríficos exportadores ubicados en Santa Fe y Entre Ríos.
· La reapertura de las exportaciones “no se hizo en base a un estudio serio sino que es el resultado de una negociación política con el sector exportador, que es el que ejerció la mayor presión porque tenían las cámaras abarrotadas de pescado”, denunció el director general de la Fundación Proteger, Jorge Cappato.

Paraná, 2 junio 2007 (Agencia AIM).- Ante el anuncio del gobierno nacional de la reapertura de la exportación de sábalo, Cappato dijo a AIM que “todo indica, por lo que tenemos a la vista, que la medida no está hecha en base a un estudio serio sino que es el resultado de una negociación política con el sector exportador, que es el que ejerció la mayor presión porque tenían las cámaras abarrotadas de pescado”.

Asimismo señaló que “se suspendieron las exportaciones cuando no había pescados en el río, no obstante se siguió pescando, se llenaron las cámaras (frigoríficas) y cuando estuvieron llenas se abrió la exportación”.

Para Cappato hay además contradicciones entre la postura del gobierno nacional y la provincia de Entre Ríos. El subsecretario de Recursos Naturales entrerriano, Ricardo Amavet, informó que la medida sería hasta el 31 de agosto. “Una cosa es lo que dice la Nación y otra lo que dice el funcionario provincial. Hay idas y venidas; hay una permanente negociación del recurso pesquero con el sector exportador y hay contradicciones permanentes”.

Cappato indicó que “primero se dijo que la suspensión de las exportaciones iba a ser por ocho meses; finalmente a menos de cuatro meses ya se habló de la reapertura de las exportaciones; ahora mientras el gobierno nacional dice que son 8 mil toneladas de sábalo para todo 2007 un funcionario provincial dice que es hasta agosto, lo que significa que nos quedan cuatro meses más y de ahí surge la pregunta: ¿habrá otras 8 mil toneladas más para exportación?”.

Resolución oculta y estudio ficticio

Por otro lado denunció que “actualmente, para vergüenza de los argentinos, no se puede leer la resolución 365 del Ministerio de Economía en el Boletín Oficial de la Nación. Quisimos acceder a la resolución que figura en la página de Internet pero está bloqueada; aparece un aviso de que el ciudadano debe pagar 200 pesos y ser suscriptor del Boletín Oficial”.

Cappato indicó también que “hoy podemos decir que no hay ningún estudio científico presentable, hasta que las autoridades de Pesca de la Nación no lo muestren. Ni siquiera funcionarios provinciales pudieron ver el pretendido estudio científico elaborado por el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP); lo único que circula es un escueto resumen de dos páginas sin firma, ni logo, del que nadie se hace responsable”.

Además aseguró que la resolución 365 del Ministerio de Economía “es una medida fruto de una negociación política con el sector exportador, sin ninguna duda; al estudio científico lo podremos analizar cuando aparezca, pero hasta hoy no apareció, ni siquiera se lo dieron al Defensor del Pueblo de la Nación, por lo que se supone que no existe algo presentable. Lo tienen guardado como el secreto de la bomba atómica; esto es incompatible con el funcionamiento de la democracia”.

Debido a la falta de difusión del documento oficial que reabrir las exportaciones, “ni siquiera sabemos si son 8 toneladas de sábalo y otros pescados de río o es sólo el sábalo; algo absolutamente elemental no lo podemos conocer ya que no es posible acceder a la información del Boletín Oficial de la Argentina”.

Preservar el recurso mediante la pesca sustentable

Cappato indicó que la posición de la Fundación Proteger “en esta polémica frente a la merma del recurso pesquero en el río Paraná y sus consecuencias económicas y sociales, es a favor de la continuidad de la pesca comercial a pequeña y mediana escala, con destino al mercado interno”.

El ambientalista explicó que “nuestra preocupación es que la mayor cantidad de gente, de pequeñas y medianas empresas vinculadas al comercio interno, al sector turístico vinculado a la pesca deportiva (con un criterio sustentable), los estamentos hoteleros y gastronómicos que dependen del pescado de río puedan continuar con sus actividades, que generan miles de puesto de trabajo genuino y en blanco en las seis provincias del litoral fluvial de Argentina”. Asimismo aclaró que “esta importante actividad económica y esta producción regional están amenazadas crecientemente en los últimos cinco años por la exportación de sábalo y otros pescados de río a gran escala, una actividad que es absolutamente incompatible con el destino de la pesca de río que nada tiene que ver con la pesca de mar”.

Para Cappato “hay una absoluta incompatibilidad entre la exportación de pescado de río y la continuidad de la actividad económica de todo el otro sector pesquero comercial, turístico y artesanal”.

Fuente: Agencia Informaciones Mercosur (AIM)