Tiburones en peligro de extinción

Por David Dau

Guía profesional de pesca deportiva.

En la última feria de armas y pesca 2007, se llevó a cabo una conferencia sobre pesca deportiva, donde fui invitado para hablar sobre “Pesca del tiburón”. El tema que traté no fue técnicas de pesca, sino informar acerca de los últimos estudios que nos alertan sobre la  necesidad de cuidar a nuestros tiburones. Hace unos años que practico solo la pesca y devolución del tiburón, y fui contactado por algunos biólogos y organizaciones que protegen al tiburón, para trabajar en conjunto con ellos, en tareas de marcado de ejemplares y otros estudios referentes a la problemática de la especie.

En el año 2003 concluyó el primer estudio científico en Argentina “Ecología y Conservación de los grande tiburones”, a cargo de la Universidad Nacional de Mar del Plata, Facultad de Ciencias Exactas y Naturales. La tarea fue realizada durante tres años por el Doctor en Biología Marina Luis O. Lucifora, quien se instaló en la localidad de Bahía San Blas para realizar esta tesis doctoral. El estudio contiene 347 páginas, en donde se investiga la ecología reproductiva, edad y crecimiento, ecología trófica y nicho ecológico, y dinámica poblacional y conservación de tiburones escalandrún, bacota, y cazón.

Tiburón escalandrún (Carcharias taurus)

Se cree que pasa el invierno un poco alejado de las costas del sur de  Brasil y llega a las costas argentinas en primavera y verano, donde se aparea para luego dar a luz en el norte de Uruguay y sur de Brasil. Durante el último mes de mayo la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) dio a conocer la “Lista Roja” de las especies amenazadas. El tiburón escalandrun desafortunadamente lleva la delantera, pues se encuentra en un alto riesgo de extinción. Esta especie de tiburón es muy sensible a la pesca deportiva, por lo que sus poblaciones han sido diezmadas en varias partes del mundo, como en el SE de Australia y en el Atlántico noroccidental. Está posicionado como un tiburón con alto riesgo de extinción a mediano plazo, extinguido ya en el SE de Australia por la pesca recreativa (deportiva), y es una especie protegida en Estados Unidos, Sudáfrica y Australia. ¿Por qué es vulnerable? Comienza a reproducirse a los 8 años y tiene solo 2 crías cada dos años. No vive más de 14 años, por lo que una hembra tendría solamente unas 6 crías en toda su vida. Aquí en la Argentina se han pescado deportivamente mayormente ejemplares hembra, que en muchas ocasiones no llegaban a la edad en que son fértiles, por ende jamás tuvieron cría. Esto, sumado a que en la mayoría de los casos no escapan del anzuelo pues son más fáciles de capturar por su corta pelea (se han pescado hasta con equipos livianos de pesca variada) provocó una merma prácticamente irreversible en nuestras poblaciones de escalandrunes. El estudio arroja que el número de individuos capturados deportivamente (con caña) en San Blas por temporada (diciembre a marzo) es de unos 123 a 453 ejemplares de escalandrún.

Estas cifras indican que el efecto de esta pesquería es, al menos, comparable a la de la Pesquería Comercial de Uruguay y al de la pesca industrial de Santa Catarina (Brasil). La población disminuye a un ritmo del 11% anual. Además debemos sumar a estas cifras alarmantes, todas las capturas de tiburones escalandrunes que se realizan por temporada deportivamente a lo largo de otras localidades de la costa bonaerense.(Mar de Ajo, Pinamar, Mar Chiquita, Santa Clara del Mar, Mar del Plata, Necochea, Bahía Blanca, entre otras). Los niveles de explotación son insostenibles, así que de ahora en más, teniendo un estudio científico de por medio, que nos marca un nuevo accionar, si queremos pescar ética y deportivamente al tiburón escalandrún, debemos practicar solamente la pesca y devolución.

Técnicas para pescar y devolver

Este tiburón por su forma de alimentarse, engulle el anzuelo demasiado en su interior, por eso necesita una estrategia de pesca diferente a la de los demás escualos, utilizando líneas que posean anzuelos circulares (Mustad 7690 o 7691DT Y 7699D) los cuales al ser tragados, luego de la tensión que provoca la línea, estos suben y se enganchan solamente en la boca, donde luego podremos quitar o cortar junto a la embarcación. De esta forma no lastimaremos sus órganos internos y así tendrán muchas más posibilidades de sobrevivir. En caso de no conseguir por el momento los anzuelos recomendados, hace tres años que utilizo una línea que funcionó muy bien. Debemos colocar una boya plástica (del tamaño de un pomelo), a unos 25 centímetros del anzuelo. Para fondear la línea agregaremos un plomo o peso suficiente como para hundir boya y carnada. Esto hará que en la mayoría de los casos el tiburón no pueda tragar el anzuelo, pues la boya hará de tope en su boca. Con esta técnica pude pescar y liberar quitando el anzuelo a todos los escalandrunes capturados, con la ayuda de una pinza o un saca anzuelos de un metro o dos de largo, fabricado con un caño de acero inoxidable, con una muesca en un extremo, la cual se introduce en el anzuelo y se quita de su boca. Esta técnica deberá ser practicada por un guía o pescador especializado en pesca de tiburón. Se pueden utilizar anzuelos Mustad  serie 3406 numero 12/0 o 14/0, con la lanceta bien rebajada. (aunque quitemos la lanceta no se pierde a la pieza).

 

Tiburón Bacota (Carcharinus brachyurus):

Se cree que pasa el invierno cerca del sur de Brasil y llega a Mar del Plata y Necochea en primavera, para luego recién en diciembre llegar a San Blas.(la temperatura del agua es muy importante en estas diferencias). Estos viven hasta los 40 años, comienzan a reproducirse a los 22 años y tienen un promedio de 18 crías cada 2 años. La UICN informó que la población se encuentra casi amenazada y al peligro de una extinción. Las capturas estudiadas en Bahía San Blas por el doctor Lucifora, estiman que la pesca deportiva captura entre 327 y 471 individuos por temporada. A estos valores deben sumarse los de la Pcia. de Buenos Aires, pescados deportivamente en las distintas localidades anteriormente mencionadas. Se trata de una de las especies menos productivas. Elevada edad de madurez sexual, lento crecimiento, baja fecundidad y baja mortalidad natural, teniendo como resultado una baja tasa de incremento poblacional y escasa capacidad de respuesta a la explotación de la pesca. La población disminuye a un ritmo del 13% anual.

Técnicas para  pescar y devolver:

Por su forma de alimentarse, generalmente en la mayoría de los casos no traga el anzuelo, el cual queda alojado en la mandíbula. Utilizar anzuelos circulares (antes mencionados) o anzuelos Mustad serie 3406 N12/0 o 14/0, con la lanceta rebajada. El guía o pescador experimentado, podrá quitar el anzuelo de la boca del escualo, con la ayuda del saca anzuelos citado anteriormente.

Tiburón Cazón (Galeorhinus galeus):

El estudio arroja la cifra de entre 708 y 1401 individuos muertos por pesca deportiva en San Blas por año. Sumemos la pesca en las ya citadas localidades de Bs. As. La población baja a un ritmo de un 12.8% anual. Las técnicas de pesca y devolución, requieren una táctica similar a la del bacota. Este tiburón sufrió una baja muy importante en sus poblaciones por la pesca comercial.

El tiburón gatopardo y tiburón martillo, si bien su estado actual no esta siendo estudiado, no escapan de la gran merma que sufren sus poblaciones.

El pequeño tiburón gatuzo (Mustelus schmitti) fue declarado por la UICN en peligro muy alto de extinción. Se calculan miles y miles  de ejemplares muertos por año en Argentina por pesca deportiva y comercial.

Este incremento en la baja de las poblaciones de tiburones afecta además a los distintos operadores de pesca deportiva que se dedicaban exclusivamente a este tipo de pesca pesada. Podemos poner como ejemplo a los guías de la localidad de San Blas, quienes se vieron obligados a navegar cada vez mas millas mar adentro para dar con los escualos. Esto sin dudas afecta al bolsillo del cliente que termina abonando mucho mas dinero pues el gasto de combustible de la embarcación es muy superior a cuando se podía pescar tiburones en sitios mas cercanos a la orilla. Estamos hablando que antes de la gran merma de estos peces en San Blas (paraíso del pescador deportivo y cuna de la pesca del tiburón) era posible capturarlos hasta desde la costa, y en la actualidad tengan que alejarse unos 70 a 80 kilómetros de la orilla, arriesgando además la seguridad de los tripulantes. Una excursión de pesca al tiburón costaba alrededor de 150 pesos por pescador y por marea, siendo esta para 4 pescadores, pasando a costar 400 pesos por pescador. Este valor elevado produjo que varios guías se dediquen a solo ofrecer la pesca variada, pues además de perder la cantidad frecuente de aficionados, la mayoría no poseen grandes embarcaciones para poder alejarse tantas millas.

Existen otras costas en donde se ofrece la guiada para pescar tiburones como ser en la ciudad de Mar de Ajó, Villa Gesell, Santa Clara del Mar, Mar del Plata, Miramar, Necochea, Monte Hermoso, Punta Alta, pero en la actualidad solo combinan la pesca variada con la de tiburón, pues en solo el  10% de sus salidas capturan tiburones. Por lo antedicho, la merma de tiburones no solo afecta el trabajo de los guías, sino también a la economía turística de cada ciudad. En Santa Clara del Mar existen alrededor de 30 guías que se volcaron en la actualidad a solo ofrecer a sus clientes la práctica de la pesca variada menor, esto sin dudas fue afectando a los hoteles, restaurantes, estaciones de servicio, y guías locales que reciben temporada tras temporada menos demanda de pescadores de tiburón.

¿Cómo continuar ?

-Tomando como referencia lo acontecido en otros sitios del mundo, como en la costa este de EEUU,  que desde 1971 a 1981, la pesca deportiva fue la actividad pesquera que extrajo la mayor biomasa de grandes tiburones de la costa Atlántica y del Golfo de México (Anderson)

-Que en la costa de California la presión de pesca deportiva es hasta 26 veces mayor que la pesca industrial (Smith & Abramson)

-Que se han extinguido por completo en el SE de Australia y en el Atlántico Noroccidental

Deberíamos corregir nuestro accionar sobre la pesca deportiva del tiburón en la Argentina, para que las poblaciones que ya sufren una baja muy preocupante, puedan quizás mantenerse y recuperarse lentamente. Los grandes tiburones tienen la ventaja de nadar mas rápidamente y esquivar en la mayoría de los casos las redes de arrastre de los barcos pesqueros (estudiado científicamente).

Creo que todos los guías especializados de Bahía San Blas tendrían que dar el ejemplo, y practicar solo la pesca y devolución del tiburón, para que muchos luego los imiten.

Por suerte algunos guías reconocidos del puerto de Mar del Plata se sumaron a esta nueva iniciativa y ya comenzaron a practicar la pesca y devolución del tiburón. Las cifras de individuos muertos en San Blas por pesca deportiva fueron mermando durante tres temporadas hasta la fecha, pues las lanchas tuvieron que navegar cada vez más millas mar adentro para poder encontrar a los tiburones.

Lucifora llegó a contabilizar hasta 17 tiburones muertos por lancha que llegaban a costa en el año 2003, esto habla de una falta de control total, y de una competencia entre los guías para demostrar quién podía pescar más ejemplares por marea, sin saber el daño irreparable que podrían causar.

En Bahía Blanca también deberían comenzar a cuidar los escualos.

En Santa Clara del Mar, que es donde habitualmente pesco, por ejemplo el escalandrún era moneda corriente, pero hace unos tres años a la fecha esto cambió paulatinamente, pescando solo en esta ultima temporada 2006 tres escalandrunes entre 30 embarcaciones que ingresan al mar cuando este esta en condiciones de navegación. (todos los días que pueden durante 4 meses). Lamentablemente aun no hay un acuerdo entre los guías locales.

Seguramente, si el gran amigo que me enseñó a pescar y matar tiburones cuando yo era chico, me hubiese enseñado a pescar y devolverlos, varios tiburones estarían todavía con vida. Esto pasará seguramente con los nuevos pescadores, quienes sabrán disfrutar de una buena pelea con el escualo, y luego de las fotos o filmaciones, dejarlo libre para que continúe en el mar.

Espero que se cumpla con lo pactado en la charla, varios medios de internet, radiales, gráficos y televisivos relacionados con la actividad, se comprometieron en no mostrar más tiburones muertos o bichereados, y difundir la pesca y devolución del tiburón, provocando el cambio de la actitud del guía de pesca o pescador de tiburón, pues creo que ahora el que siga sacrificando un tiburón, luego de estos estudios científicos, no ama ni a la pesca deportiva ni a la naturaleza.

Estos dichos no pretenden crear discordia entre guías o pescadores de tiburón, pero creo que hay un antes y un después en este tipo de pesca tras el estudio que realizó el Dr. Lucifora, quien gracias a su excelente Tesis Doctoral, fue contratado para trabajar en Canadá, donde actualmente estudia los tiburones del lugar.

A estos estudios se suman los de biólogos ingleses que pescaron deportivamente tiburones con caña y reel y luego de la pelea extrajeron sangre del escualo para medir sus niveles de lactosa y colocaron un localizador satelital para seguir al tiburón luego de la devolución. Afortunadamente el estudio dio como resultado que los tiburones son capaces de soportar la lucha con la caña y reel y  ser liberados, que vivirán sin inconvenientes.

En conclusión, jamás el tiburón tuvo una cuota de pesca deportiva de ejemplares estipulada por salida, ni es ni fue controlado por algún ente gubernamental, por eso creo que es hora de que nosotros los guías de pesca deportiva de tiburones nos unamos para cuidarlos.

Agradezco a la Asociación Ñande Ybý - Nuestra Tierra, y a su directora Roxana García Liotta encargada de la protección del tiburón en Argentina, a todos los guías y pescadores de tiburón que me dieron su apoyo, amistad y su experiencia, a Paula Cedrola del Centro de Investigación Puerto Deseado de Santa Cruz, a la Lic. Victoria Massola coordinadora de gestión de la Reserva Natural Bahía Blanca y principalmente al Dr. Luis Lucifora por brindarme constantemente la información necesaria. 

David Dau

daviddau@internetpesca.com.ar

Nota del webmaster: Las opiniones vertidas por el autor pueden no coincidir con las de la Asociación Ñande Ybý - Nuestra Tierra


  ©2007 ASOCIACIÓN NANDE YBÝ - NUESTRA TIERRA
   Buenos Aires - Argentina
  Email: info@nandeyby.org