SÁBALOS: FUNCIONARIO ASEGURA QUE SE DEBE “SEGUIR SIENDO CAUTOS” - 17 de junio

Para el subsecretario de Recursos Naturales y Pesca, Alejandro Larriera, es un dato “importante y positivo” que se haya asignado un cupo de exportación de sábalos regional de 8.000 toneladas (t), desde el gobierno nacional a las provincias de Entre Ríos y Santa Fe. Y agregó: “es relevante también porque Entre Ríos nunca había trabajado con cupos: estaba todo liberado. Santa Fe sí, el año pasado, pero con valores un tanto elevados (18.000 t)”.

Larriera dijo que “si sumamos lo que se extrajo desde la vecina provincia y de Santa Fe el total fue de 34.000 toneladas en 2006”.

El cupo de 2007 se dividirá de acuerdo con los informes del Senasa (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria) de los últimos cinco años. Así, Santa Fe recibe un 55 % (4.400 t) y Entre Ríos el 45 % (3.600 t). Internamente, cada provincia decidirá cómo distribuirlo.

“No sé cuál es el criterio entrerriano -dijo el funcionario-, pero sin dudas es allá mucho más sencillo porque tienen cuatro frigoríficos y porque la ley de esa provincia permite asignar el cupo a éstos. Aquí son doce los frigoríficos y, además, debemos antes advertir si cuentan con la licencia de acopiador categoría A, porque la ley 12.212 así lo dispone. De hecho, hay un frigorífico que no tiene licencia y en este momento no tiene cupo. También digamos que otros están siendo alquilados por firmas que sí cuentan con esa licencia: en este caso el cupo es el mismo (se considera sólo la licencia, no el número de plantas a su disposición)”, aclaró.

Hasta ahora, “del cupo hemos distribuido 150 toneladas para cada uno de los 12 frigoríficos. Así que son en total 1.800 t. En las próximas dos o tres semanas, haremos una nueva distribución de cupos basada en la past performance, es decir, los volúmenes de trabajo de los años anteriores en exportación, de acuerdo con los informes del Senasa”.

Larriera negó que la Nación vaya a abrir un nuevo cupo en lo que queda del año y advirtió que sólo cabe la posibilidad de que se habilite otro cupo “mucho menor” pero “sólo para la provincia de Buenos Aires”.

Para el funcionario provincial, “debe evaluarse muy positivamente que la Nación en estos dos últimos años ha comenzado a meterse y mucho en las pesquerías continentales. Históricamente, se ocupaba casi exclusivamente de la marítima”.

Contactos fluidos

“Hoy, encontramos que hay reuniones constantes, y son muy fluidos los contactos de las provincias con el subsecretario de Pesca de la Nación, Gerardo Nieto y la directora del área, Laura Luchini. Ya van a ser dos años desde que comenzó el llamado Estudio del Sábalo, una investigación científica y técnica sobre las pesquerías del Paraná, liderado por el Dr. Alberto Espinach Ross, una eminencia en el tema, que fue ‘resucitado’. Como otros investigadores que se dedican a la pesca continental no se les prestaba la debida atención, hasta que se produjo esta decisión del gobierno nacional de que sea estudiado seriamente el río”.

El proyecto incluye a personal de la Universidad Nacional del Litoral, el Inali del Conicet, el Instituto Nacional de Pesca (Inidep). “Hoy, están en campaña aquí y en Entre Ríos para hacer la pesca científica y experimental: hay más de 20 personas entre técnicos y científicos, con los equipos necesarios (desde camionetas y lanchas, hasta las mallas de distintas medidas). El Inali hace un trabajo muy meticuloso sobre las muestras para determinar las edades de maduración, las tallas de captura, las edades de los sábalos respecto de sus tallas”.

El estudio científico “es muy sólido y nos permite discutir todo esto a nivel de las provincias: cada vez que hay una reunión del Consejo Federal Agropecuario se convoca la Comisión de Pesca Continental. Además, los contactos entre provincias también son muy fluidos: casi a diario hablo con mis pares de Entre Ríos y por supuesto tratamos de encontrar el camino para armonizar las reglamentaciones, que no son iguales”.

Polémica

El Litoral preguntó al funcionario ¿quién tiene la razón: los frigoríficos que dicen que la crisis pesquera fue producto de la bajante del río o los ambientalistas que sostienen que el responsable fue la depredación del recurso?

Larriera dijo que “los grupos ecologistas que han participado del debate no han dicho que este problema haya sido exclusivamente responsabilidad de los frigoríficos. La bajante de casi 9 años fue determinante: no sólo impidió la correcta reproducción de los peces, sino que además los dejó expuestos a las redes al no haber escape hacia las lagunas y brazos menores. La prueba la tenemos no sólo en el estudio científico que se viene desarrollando desde la Subsecretaría de Pesca de la Nación, sino también por lo que ocurre con los mismos pescadores y los frigoríficos. Han aparecido en estos últimos tres meses (tras la creciente) una gran cantidad de pescado de gran tamaño que no se veía en el sistema. Es naif (deliberadamente ingenuo) pensar que ese pescado creció en tres meses... La inundación conectó el cauce principal con todo el sistema lacunar interior y una gran cantidad de sábalos se ha incorporado”.

Con igual énfasis, Larriera continuó: “Cuidado, que esto no da vía libre a la masacre... Nos remitimos al análisis científico que dice que actualmente hay una gran cantidad de sábalos reproductores que ponen una cantidad impresionante de huevos (se discute si 0,8 y hasta 2 millones de huevas) que han vuelto al cauce principal, y que habían desaparecido por algo que nadie discute: había una sobreexplotación del sistema”.

“Las dos cuestiones deben ser reconocidas como causas del problema: lo ambiental y la sobreexplotación”, expresó.

Base científica

La nota de los gobernadores Jorge Busti y Jorge Obeid que pidió al gobierno nacional que se tomen medidas “fue lo que determinó la veda a las exportaciones y el actual cupo, que tiene una base científica”. 

“El estudio del Dr. Espinach Ross dijo que si bien el recurso no se encontraba en riesgo, existían factores ambientales muy importantes: la prolongada bajante y extendida sequía, más la captura significativa de peces. Sobre las cuestiones ambientales, no podíamos hacer nada; por eso, se suspendieron primero las exportaciones y se fijaron cupos exportables después, a fin de regular las extracciones”. 

En síntesis, “el estudio nos dice que debemos seguir siendo cautos, y trabajar por la sustentabilidad del sistema, pero que no hay argumentos científicos para decirles a las familias que dependen de esta actividad, que no pueden pescar. El recurso está accesible y sobre los niveles que se está trabajando la actividad es totalmente sustentable”.

En cuanto a las demás especies, Larriera recordó que por la cadena alimentaria “están atadas al sábalo”. Aseguró que “con la creciente ha aparecido más pescado que el que había: dorados, surubíes y patíes. Salvo el concurso del surubí santafesino, que arrojó cantidades muy pobres (fue muy sobre el principio de la creciente) las demás competencias mostraron mejorías. El razonamiento es que si regulamos bien el sistema y mejoramos la presión que había sobre el sábalo, automáticamente mejoramos el resto de la cadena”.

FUENTE: DIARIO EL LITORAL